Dame unos pantalones y moveré el mundo


Desde hace varias temporadas los pantalones de corte bombacho, balineses o anudados al tobillo están en todas nuestras tiendas más comerciales. Esta tendencia de corte oriental aportan un toque exótico, eso sí, la introducción de este prenda en el vestuario femenino no fue nada fácil.

 
Amelia Bloomer, fue una esas excepciones que confirman la regla durante el siglo XIX. Nació en New York, en Mayo de 1818. Provenía de una familia de escasos recursos, por lo que recibió sólo unos años de escolaridad, que de mucho le valieron a su desarrollada inteligencia. A los 22 años, se casó con el abogado Dexter Bloomer que la animó a escribir para su periódico; Falls Courier .



 
En enero de 1849, alentada por líderes de los derechos de las mujeres, Amelia publicó la primera edición de su propio periódico,  El Lirio, dedicada exclusivamente a temas de la mujer; como el sufragio, la educación y la moda. Viajaba constantemente para ofrecer conferencias sobre mundo femenino y para ello adoptó una indumentaria acorde con su actividad e ideales; pantalones sueltos recogidos en los tobillos,  Oriente Medio y Asia Central, coronados por un vestido corto o falda y chaleco. 



 
Amelia, adoptó como suyo propio este atuendo, que promovió con entusiasmo en su revista, llegando a multitud de mujeres. Supuso una valiente lucha, siendo objeto de burla en la prensa, acoso en la calle y signo de indecencia moral. Sin embargo, defendió de forma tan concienzuda sus  pantalones que a pesar de no ser la primera en llevarlos, este estilo de pantalón adoptó su apellido: "bloomers". La tendencia murió temporalmente, regresando algo más tarde de una forma diferente -como traje femenino de atletismo en la década de 1890 a 1900-. 

 
Desde  mediados de la época victoriana, se gestó una reforma del rígido vestuario impuesto hacia uno menos racional, sin exponer a la usuaria al ridículo social. 


 
Estas Reformadoras del vestir, no solo promovieron el pantalón, sino la emancipación de la cintura abandonando el corsé, (de esto ya hablamos en su día AQUÍ), escribieron artículos condenando la vanidad y la frivolidad de las mujeres que  sacrifican su salud por el bien de la moda. Mientras que la práctica del corsetting fue asumida como necesaria para la belleza y la elegancia de la vertical de una postura” militar” que suponía el concepto de elegancia. 

 
La “Asociación de Ciclistas Femenina”, también defendieron el derecho de las mujeres a vestirse adecuadamente para ir en bici, lo que les ofreció una oportunidad de escapar de las restrictivas normas sociales. También la Hermandad Prerrafaelita se opuso a la elaborada moda victoriana, apostando por una silueta natural basada en modelos de estilo renacentista/romántico medieval; como amplias mangas, faldas extra largas con caída natural, tejidos de colores suaves adornados con bordados.



Toda una carrera de fondo hacia la libertad de vestuario, para la que hacían falta unos cómodos pantalones.


10 comentarios:

  1. que interesante el post!!!Un besazooO y feliz año!!!

    Cailin.

    ResponderEliminar
  2. Como siempre, interesantísimas tus entradas. Saludos y feliz 2012!

    ResponderEliminar
  3. Me alegro, :)) gracias por pasar por aquí!
    Buena entrada al 2012! XXX

    ResponderEliminar
  4. Me encanta este tipo de pantalones, tanto para el día a día como para estilismos mas elaborados como el de mi queridisima Lady Sybil de Downton Abbey............muero por el!!.

    Sitoooooosss.

    ResponderEliminar
  5. Holaaa!! soy seguidora de tu blog y me gustaría que me ayudases a crecer!!

    Un saludo!!

    http://iamvcg.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  6. Bien por Amelia, yo no sabría vivir sin pantalones!

    Bss.
    http://melancora.blogspot.com

    ResponderEliminar
  7. Adoro tu Blog te sigo desde Google Friend y visito a menudo.
    Feliz 2012, Un fuerte abrazo PersonalStyle.
    http://blogpersonalstyle.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  8. :OOO Muchisimas gracias!!! Me alegro ;)

    Espero que tu también tengas un buen comienzo de año! XXX

    ResponderEliminar
  9. Buenas!!!
    Me acabo de topar con este artículo y me encantó. Un enfoque sencillo, corto y preciso sobre la historia del bloomer. Felicidades por tu buen hacer.

    Un saludo,
    Mónica Armas.
    Redactora de moda y tendencia de www.imagenfemenina.com

    ResponderEliminar