Lo más moderno es ser clásica


Es un hecho, ya desde hace algún tiempo que lo más moderno es ser clásica.
Uno de los más habituales recursos en el mundo de la moda y la belleza es recurrir a la estética de épocas pasadas. Es una constante temporada tras temporada.

Tonos nude con toques dorados, abrigos de pieles por doquier, guantes largos, broches joyas, pestañas extra largas o labios rojos al más puro estilo de las grandes divas.



Los diseñadores llevan tiempo apostando por esta vía, melenas ladeadas con ondas al agua, (marcando una onda junto al óvalo de la cara), describiendo este peinado pienso en Verónica Lake en los años 40 y esto no cesa de verse, tanto en campañas publicitarias o sobre la pasarela.


Por eso las celebrities emulan outfits  de décadas pasadas, mientras que las editoriales, nos martillean una vez y otra,  con sus trucos de estilo para emular a los grandes referentes de Hollywood  de los años 40 y 50, así como los reportajes fotográficos sobre las serie Mad Men se suceden cada mes en las distintas publicaciones. Quizás porque los estilos menos arriesgados, son los más clásicos y favorecedores para la masa en general, se nos pueden aplicar a todas sin grandes riesgos, sin que al ver el resultado final el espejo estalle en mil pedazos. Para qué negarlo, la sofisticación de los años dorados de Hollywood siempre favorece.


    
Verónica Lake
<a href="http://www.bloglovin.com/blog/2263196/castigo-de-dior?claim=w6gdw2ufh7x">Follow my blog with bloglovin</a>

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada